Kooltouractiva

Banner
JA slide show
Inicio Tour Tour-istiando Las Tetas de Cayey

Las Tetas de Cayey

 
 
La controversial historia de
 Las Tetas de Cayey:
 ¡Símbolo de un pueblo que, en realidad, pertenece a otro!
 
 
Por Rachell E. López Ortiz
KooltourActiva
 
 
 

 

El pintoresco municipio de Cayey se encuentra en la región montañosa de Puerto Rico, cerca de la Costa Sur. Limita al Norte con la ciudad de Caguas y el pueblo de Cidra; al Sur, con parte de Caguas y Guayama; al Este, con San Lorenzo y otra parte de Caguas y, al Oeste, con Aibonito y Salinas. Su nombre de deriva del vocablo aruaco homónimo que significa lugar de agua” y, a su vez, identificaba al líder taíno de la comarca, el Cacique Cayey.

Su fundación se atribuye al hacendado Juan Mata Vázquez por encomienda del entonces gobernador, Miguel de Muesas, por lo que durante muchos años su nombre oficial fue Cayey de Muesas. Quedó formalmente constituida el 17 de agosto de 1773.

El relieve montañoso de este pueblo conforma las llamadas Sierra de Cayey y Sierra de Jájome que, de paso, son parte de la cadena conocida como Cordillera Central. En la primera descansan dos picos de 2,759 pies sobre el nivel del mar y que, por semejarse a los senos femeninos gigantescos , los vecinos del litoral los bautizaron como Las Tetas de Cayey. Oficialmente se les llamaría Cerro Las Tetas. También se le conoce como Cerro del Torito.

Detalle curioso y motivo de vieja controversia es el hecho de que esta bella creación de la Naturaleza, a pesar de llevar el nombre de Cayey, está enclavada en la jurisdicción de Salinas, municipio al que también pertenecen los montículos conocidos como Las Piedras del Collado y Las Tetas de Salinas, que se encuentran cerca del Monumento al Jíbaro Puertorriqueño,(en reconocimiento al custodio más auténtico de la herencia cultural), en la Carretera PR-52, que atraviesa nuestra isla de Norte a Sur. La polémica generada en torno a esta situación llegó a delucidarse hasta en los tribunales de Justicia, dictaminándose que, efectivamente, lo único cayeyano de las famosas “tetas” es su nombre, pues en realidad son salinenses. Así lo confirmó la Junta de Planificación.

 

Monumento al jíbaro
 
Aunque localizadas en la jurisdicción de Salinas,
hasta un alcalde de Aibonito se apresuró a reclamarlas. 

Sin embargo, este controversial caso no concluyó ahí, pues hace alrededor de dos décadas  José Alberto Díaz, entonces alcalde de Aibonito, reclamó que los terrenos que ocupan Las Tetas de Cayey pertenecen a su municipio, aunque toda la zona empinada sí es parte de Salinas. Arguyó que ubican, específicamente, en el sector Jagüeyes de Cuyón, de «El Pueblo de las Flores», por lo que se motivó a procurar su dominio legal, ya que se trata de terrenos desarrollables donde se contemplaba la posibilidad de establecer un parador aprovechando el gran atractivo que su vista panorámica ofrece.

Un proyecto encaminado a materializar tales intenciones fue presentado ante la Legislatura durante el mandato de Pedro Rosselló, pero el mismo fue descartado de tajo, disponiéndose que toda el área donde reposan Las Tetas de Cayey y sus contornos se mantendrían inalterables, pues así resultan más atractivas para la industria turística. El 1 de septiembre de 2000, mediante la Ley 283, fueron declaradas “reserva natural”.

A pesar de estos dictámenes, para mantener la tradición, se acordó que el nombre de Las Tetas de Cayey no sería alterado, aunque todos las identifiquen con un municipio al que no pertenecen.

 

La leyenda

La leyenda cuenta que una india y un español de la zona se juraron amor perpetuo en las montañas de la Sierra de Cayey.

Un día los enamorados se percataron de que sus familias planeaban separarlos, así, entre disparos y flechazos, huyeron a la montaña y donde lograron herir al español. Juntos llegaron a la cima de la Sierra donde él muere y la india decide nunca separarse de su amado y se recuesta a su lado a esperar la muerte, sobre su pecho subieron con el tiempo las dos montañas

Un dato histórico sobre “Las Gemelas” (como muchos también les llaman) es que fueron adoptadas como símbolo de la unión de Cuba y Puerto Rico durante la lucha de Independencia contra España a fines del Siglo 19. 1-fin

 

R.E.L.O / KTA.
Agosto de 2011.