Kooltouractiva

Banner
JA slide show
Inicio Tour Tour-istiando Museo del Gigante de Carolina

Museo del Gigante de Carolina

 
Museo del Gigante de Carolina
Felipe Birriel Fernández
 
             

 
El Museo del Gigante de Carolina, que conserva y expone toda la memorabilia del inolvidable Felipe Birriel Fernández (n. y m. en Barrazas, Carolina, (agosto 16, 1916 - marzo 15, 1954) es uno de los pocos museos en el mundo que se le dedica a una persona de sus particularidades. Esta localizado en el segundo nivel de la Casa Escuté, al extremo Oeste de la Plaza de Recreo de Carolina, actual sede del Centro de Exposiciones y Actividades Especiales.  El edificio que alberga su sede fue establecido por el matrimonio formado por don Pablo Escuté y su esposa doña Carmen Rivera a principios del siglo 20.  En distintas etapas se utilizó como Casa Alcaldía, Tribunal, Casino, Cuartel de la Policía Estatal y centro de varios establecimientos comerciales.  En su patio interior aún conserva un tanque de abastecimiento de agua.  Originalmente estuvo situado en un local aledaño a la casa donde don Felipe nació y radico toda su vida. Fue inaugurado en 1992, cuando el aun vivía, por iniciativa de su hermano Hermenegildo y el respaldo de la Administración Municipal, entonces presidida por José Aponte de La Torre. Esta adscrito a la División de Cultura y Turismo del Municipio de Carolina, que dirige de la señora Dianiluz Cora. Debido aque el Huracán George destruyó aquella estructura, el 21 de septiembre de 1998, se vio forzado a cesar sus operaciones, hasta que la Administración Municipal facilitó el local que es su sede actual.
Es importante destacar que Felipe Birriel Fernández, que alcanzó una estatura de 7’ 11”, considerado uno de los hombres más grandes del mundo y por ello, llamado El Gigante de Carolina, ha sido uno de los ciudadanos más populares de Carolina  - distinción que compartía con el astro del beisbol, Roberto Clemente (1934-19720), al punto de que, en su honor, este municipio adopto el cognomento de La Ciudad de los Gigantes y tal calificativo ha identificado, igualmente, a su equipo de baloncesto y otras organizaciones deportivas.
 
De origen muy humilde, trabajo en varias faenas agrícolas, actividades circenses y durante la década de los ’60, apareció en una película hollywoodense, otra mexicana y en la boricua Puerto Rico en Carnaval, rodada en 1964.
 
Localización: Plaza de Recreo Rey Fernando,
Calle Ignacio Arzuaga, Centro Urbano de Carolina.
Teléfono: (787) 757-2626   extensión  3903
Horario: Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 4:30 p.m.
Visitas guiadas disponibles por cita previa)
Correo electrónico: casaescute@yahoo
 
 
 
                      

Felipe Birriel Fernández

Nació el 16 de agosto de 1916 (día de San Felipe), en el barrio Barrazas de Carolina.  Fue el primer varón de un total de seis hijos, procreados en el matrimonio de doña Dionisia Fernández y don Pedro Birriel.

Su educación no llegó más allá del segundo grado de escuela elemental. Desde muy temprana edad, se dedicó a faenas agrícolas para ayudar a sus padres.

A los 16 años, los instrumentos de trabajo se le hicieron pequeños y su condición de gigantismo comenzó a ganar prominencia. “Todo comenzó con mareos y unos sudores fríos, acompañados por una debilidad que no le permitía moverse”, sostuvo el doctor Manuel Paniagua. Este eminente galeno fue quien le informó que, debido a razones desconocidas, su glándula pituitaria se había convertido en un tumor.  Esta condición sólo podía ser tratada, pero no curada. Su salud, desde entonces, estuvo a expensas de una máquina de radioterapia que se suponía que llegaría de Estados Unidos, pero sin precisarse cuándo pasaron nueve largos años hasta que en 1941 la Guerra le trajo a Felipe la máquina con la que soñó que le devolvería la altura de los demás y la salud perdida.

En horas de la madrugada (5:15 A.M.) del martes 15 de marzo de 1994, murió Felipe Birriel Fernández, El Gigante de Carolina, a causa de un paro cardíaco. Tenía 77 años de edad. Su fallecimiento se produjo en la residencia donde compartió con su hermano Hermenegildo y su cuñada Rosa María, quienes lo cuidaron por más de 40 años en el mismo campo del barrio Barrazas que lo vio nacer. 1-fin

                                

                    

 

 
 
  
RELO / KTA
JULIO DE 2011