Kooltouractiva

Banner
JA slide show
Inicio Kool Al Natural Incinerador de Arecibo:

Incinerador de Arecibo:

   

Incinerador de Arecibo:
Para unos una solución, para otros un crimen ambiental
 
Salvaguardar el medio ambiente. . . Tal es el principio rector de todo nuestro trabajo en el apoyo del desarrollo sostenible, es un componente esencial en la erradicación de la pobreza y uno de los cimientos de la paz”.    - Kofi Annan
 
Por Rosa Rebecca Aymat López
kooltourActiva
 

Para nadie es  secreto que Puerto Rico es uno de los países que más acumula basura en el mundo.  Se estima que en esta Isla se generan cerca de 2, 190,000 toneladas de desperdicios sólidos al año. Dicha cifra equivale a 4.5 libras de basura por persona al día y un total de  6,000 toneladas de ésta diariamente.

Buscando solución a esta situación (y a su bolsillo) la compañía Energy Answers, cuyo presidente es Patrick F. Mahoney, le presento al Gobierno de Puerto Rico una propuesta para construir una planta incineradora de basura  en Arecibo. La misma estaría ubicada  en el barrio Cambalache y tiene un costo de $500 millones. En diciembre de 2009, la Junta de Calidad Ambiental le otorgó en menos de 24 horas, los permisos necesarios a Energy Answers para que comenzaran a construir las facilidades. 

¿Qué es una planta incineradora? Según la enciclopedia cibernética Wikipedía se trata de plantas industriales a las que los camiones de la basura transportan los residuos. El sistema de tratamiento de la basura  consiste en incinerar a altas temperaturas los desechos sólidos, con lo que se reduce su volumen un 90% y su peso hasta un 75%. De esta combustión resultan cenizas, escoria o residuos inertes y gases tóxicos que pueden afectar gravemente a la salud de las personas.  Obviamente, este proyecto ha generado manifestaciones  en contra y a favor.

Muchas organizaciones en contra

Entre las organizaciones que se oponen a la planta incineradora podemos mencionar: Sierra Club de Puerto RicoComité Basura Cero, Comité Toabajeños Organizados Contra el Gasoducto, Alianza Pro Salud y Mejor Ambiente (ASMA) y Cataño contra el Gasoducto entre muchas otras. Estas entidades entienden que este proyecto es nocivo para la salud de los arecibeños. Y es que según un estudio realizado por el Instituto de Vigilancia Sanitaria de Francia (INVS)  residir en un lugar expuesto a las emisiones que desprenden las plantas incineradoras de basura aumenta el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer. También les preocupa el daño que pudiera causar al medioambiente.

Para Javier Biaggi, portavoz del Comité Amplio en contra del Incinerador, la planta propuesta para Arecibo (tipo Waste to Energy), traerá una emisiones al ambiente que a largo plazo serán mortales para la comunidad arecibeña.

“A nivel del particulado van a producir una exposición crónica a esos tipos de veneno, como las dioxinas que es el veneno más fuerte del mundo, y con el tiempo empezarán las debilidades, luego las enfermedades y después la muerte. Quienes más se afectarán son los niños y los ancianos”, destacó.

Biaggi cuestionó la falta de plan para manejar cerca de 600 toneladas de cenizas diarias que generarán una vez inicie el proceso de quema de basura.

“Tenemos que entender que el Gobierno, no importa el color, ha fracasado en el manejo de los desperdicios sólidos y es evidente con los niveles ridículos que tenemos de reciclaje. Aquí la solución es reciclar”, señaló.

Por su parte Camilla Feibelman, coordinadora del Sierra Club (capítulo de Puerto Rico), dijo que el problema de la basura en la Isla responde en parte a que el gobierno no ha tenido la visión correcta para resolver este problema.

“En lugar de crear empleos verdes mediante un esfuerzo serio de reducir los desperdicios, reciclar y compostar, la presente administración está proponiendo la construcción de tres incineradores que requerirán un volumen significativo y fijo de desperdicios sólidos para ser operacionales.  Esto socavaría las iniciativas sostenibles de manejo de desperdicios sólidos. Y peor aún, abriría las puertas a la importación de materiales de desperdicio. Ya que el gobierno está proponiendo desarrollar los nuevos incineradores mediante una iniciativa público-privada, debe garantizar un mínimo de ganancias en caso de que estos no lleguen a generar suficientes ingresos para cubrir su costo operacional,  aumentando por consecuencia la carga a los contribuyentes. Es importante mencionar que toma un promedio de hasta diez años construir una planta de incineración. Mientras tanto, nos estaremos ahogando en basura”.

Mientras tanto, el experto en temas ambientales Paul Connett expresó que la construcción de estas plantas no es la solución correcta para generar energía. 

“La incineración no es una alternativa sostenible. Es la segunda manera más cara de producir electricidad. En su lugar deberían establecer molinos de viento, pues la incineración no se regula adecuadamente para proteger sus emanaciones y residuos. Opino que deberíamos escoger la alternativa correcta y es el uso de cero desperdicios si queremos movernos hacia un futuro mucho más sustentable”, manifiesta.  

Para Osvaldo Rosario, profesor de Química en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico y también miembro del Comité de Salud y Ambiente del Colegio Médico, el establecimiento de incineradores sería un impedimento para las otras alternativas de reducción, reciclaje y composta.

“Soy el primero que reconozco que la situación actual de manejo de nuestros recursos sólidos no es aceptable. Pero eso no significa que debamos salir corriendo y agarrar la primera alternativa que nos presenten. La incineración creará problemas mucho más serios de contaminación de nuestro ambiente, deterioro de la salud del pueblo, económicos y de desperdicio de energía. Estos problemas están bien documentados donde los incineradores se han establecido. Por estas razones, la vasta mayoría de las ciudades a nivel mundial no incineran sus recursos sólidos. Las mejores alternativas están basadas en la reducción, reúso y el reciclaje. Así también lo establece la EPAdijo Rosario, quien también miembro del Sierra Club.

Por su parte, Arturo Massol Deyá, portavoz de la Comisión Técnica y Científica de Casa Pueblo opina que serí grande el impacto ambiental de este proyecto.

“El impacto que tiene este proyecto en el ambiente es la generación de cenizas con productos químicos nocivos. Menos volumen de desperdicio, pero más tóxico. Estos nuevos compuestos producidos durante la incineración son solubles, móviles en el ambiente y de mayor toxicidad a los compuestos parentales (originales). Además, implica emisiones al aire de gases de invernadero cuando la Humanidad busca formas de secuestrar carbono atmosférico”,

Al preguntarle a Massol Deyá, si existían otras alternativas respondió:

“Existen otras alternativas como : reducir, separación de tipos de basura para reutilización, descomposición biológica, utilización del metano de los vertederos para operar pequeñas microturbinas que generen energía eléctrica y/o recuperación de polímeros base para re-construir nuevos productos distintos a los originales”.

Hasta lideres religiosos han expresado su oposición. Tal es el caso del Arzobispo de San Juan, Monseñor Roberto González Nieves, quien en su quinta carta pastoral “Prediquemos al Cordero de Dios, Sacrificado y Victorioso: La Nueva Evangelización y los Cimientos Religiosos de Puerto Rico”, enunció que a pesar de la necesidad para mejorar la situación de dependencia del petróleo, “las alternativas no deben resultar en costos ambientales, poniendo en riesgo la vida de los habitantes”.

“Los seres humanos estamos llamados a proteger el ambiente y los recursos y administrarlos con sabiduría y prudencia. También estamos llamados a usarlos inteligente y moralmente a favor del bien común y dentro de un justo balance en el que podamos utilizarlos pero sin destruirlos ni utilizarlos de tal manera que representen un riesgo para la vida y la salud”, agrega González Nieves.

Contrario a lo que muchos pudieran pensar no todos los legisladores PNP están a favor del Proyecto. La representante penepé por el distrito de Arecibo, Paula Rodríguez Homs, ha expresado sus reservas hacia este.

Siempre he estado opuesta desde el punto cero a este proyecto y se lo manifesté al gobernador (Luis Fortuño). Sé que hay que buscar una alternativa viable y resolver el problema”, dijo la representante Rodríguez Homs.

René González, el presidente del Partido Popular Democrático en Arecibo y candidato a alcalde, también dijo estar en contra de este controvertible proyecto. 

A pesar de las controversias que genera, est proyecto también tiene defensores:

Al otro lado de la polémica se encuentra la postura de quienes apoyan  el incinerador. Este grupo contempla la construcción de estas plantas como la sustitución inmediata de los vertederos al tiempo que opinan que no son nocivas para la salud.

Entre los que se han expresado públicamente a favor del Incinerador se encuentran Lemuel Soto, alcalde de Arecibo,  Javier Vélez Arocho (ex secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales), Alexis Molinari (ecólogo) y Rafael Toro (licenciado e ingeniero ambiental). Estos entienden que la planta para quemar basura no representa ningún peligro a la salud de los arecibeños, además dicen que los recursos de agua cercanos al proyecto no se verán afectados.

El ex secretario del DRNA y actual asesor de la compañía interesada en construir la planta incineradora, Vélez Arocho,  puntualizó que existe un problema de desinformación y sostuvo que múltiples estudios certifican que no habrá impacto al aire, al ganado ni a la agricultura.

“Esta es la solución para atender el problema con la basura. Todos los estudios están ahí. A nosotros tres que somos profesionales ambientales y que hemos dedicado nuestra carrera a educar y orientar para lograr una economía sustentable nos da mucha seguridad recomendar a Energy Answers como una entidad seria que va a desarrollar un proyecto de generación de energía renovable y recuperación de recursos”, aseveró.

Otro defensor del  proyecto es David Pérez, portavoz del grupo a favor del Incinerador de Arecibo, este dice que si no se toma acción ahora para resolver el problema de la basura se pudrían afectar  futuras generaciones. Por eso entiende que esta es la mejor solución.

“Creoque ya llegamos a un callejón sin salida, donde no podemos obviar este problema y tenemos que buscar solución al manejo de la basura. Muchas personas hablan de reciclar, pero la realidad es que en los lugares donde se recicla lo más que ha llegado a reciclarse es un 33%. Con el otro restante hay que hacer algo. Por lo que entiendo que la propuesta de Energy Answers es una solución real. En ningún país del mundo se recicla 100% y seria bueno que las personas, en lugar de criticar, expusieran soluciones reales.”, recalcó Pérez.

Y usted amig@ lector, ¿qué opina? Antes de tomar una postura a favor o en contra de este proyecto, es necesario informarse. Recuerda que esta en juego no sólo la salud nuestra sino también la de futuras generaciones. Y, como una vez alguien dijo: “La Mejor Herencia que podemos dejarle a nuestros hijos es: Amor, Conocimiento y un planeta en el que puedan vivir". 1-fin

 
R.R.A.L / KTA
AGOSTO DE 2011